La sastrería es el arte de crear prendas de vestir masculinas de forma artesanal donde empieza en el diseño de la prenda en un patrón de papel y se continúa con el corte y confección de los tejidos escogidos.

Un traje artesano suele ser el resultado de decenas de horas de meticuloso trabajo.

Veamos la diferencia entre estas tres opciones de sastrería personalizada.

Bespoke

Las piezas bespoke son el tipo de sastrería más personalizada que existe. Cada prenda ha sido realizada de forma artesanal en su práctica totalidad y de principio a fin del proceso.

Se suele tardar entre tres y seis meses para la confección del traje. Se toman las medidas del cliente y se necesitan varias reuniones entre éste y el sastre para ir ajustando las piezas al cuerpo y acabar de decidir todos los detalles del traje. Además, es habitual incluso que el cliente participe en el diseño del boceto inicial.

Se proporciona al cliente un amplio abanico de posibilidades de tejidos, tanto en tipos a elegir, como colores o estampados.

Además, son totalmente personalizables detalles como los pespuntes, el tipo de cierre, los ojales, la altura del cuello, la forma y el tamaño de los bolsillos, la anchura y la forma de la solapa, etc.

Bespoke, made to measure y su misura

Made to measure

En este caso, la mitad del proceso de confección ha sido realizado de forma artesanal y la otra mitad de forma industrial.

A diferencia del bespoke, donde el patrón es creado desde cero, aquí existe un patrón que se modifica para adaptarlo a las medidas del cliente.

El proceso consta de una toma de medidas por parte del mismo responsable de la tienda en lugar del sastre que va a confeccionar el traje y una prueba final. En caso de necesitar un arreglo, se modifica la misma prenda y se cambia en el patrón para posibles futuros encargos.

El nivel de personalización no es tan elevado como en la situación anterior, pero sí que sigue siendo altamente personalizable y exclusivo, puesto que el patrón sí que es original para cada persona.

El hecho de tener una parte del proceso industrial permite abaratar costes y acortar el tiempo de confección del traje.

Bespoke, made to measure y su misura

Su misura

Aquí se parte de un patrón estándar y el proceso de creación es prácticamente industrial en su totalidad.

Se escoge el patrón y los tejidos que conformarán la prenda además de todos los detalles personalizables, que en este caso el abanico será mucho menor que en los casos anteriores.

Es habitual disponer del traje finalizado en unas pocas semanas y los costes son mucho menos elevados que si hablamos de “bespoke” o “made to measure” ya que nuestra prenda no deja de ser una prenda estándar con algunas personalizaciones. Vendría a ser el punto intermedio entre una prenda de una tienda de ropa y un traje hecho a medida.

Bespoke, made to measure y su misura

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here