Hoy voy a hablar sobre el ritual que supone un afeitado perfecto y los elementos necesarios para poder llevarlo a cabo.

No estoy hablando de usar una espuma de afeitar del supermercado y cuchillas desechables, sino de un afeitado de calidad, de los de verdad.

Agua caliente antes del afeitado

Antes de empezar con un buen afeitado es imprescindible haberse pegado una ducha con agua bien caliente y a poder ser no muy breve. En caso de no disponer de tiempo se puede aplicar una toalla humedecida con agua muy caliente y aplicarla en la cara durante unos minutos.

Con esto conseguiremos que se abran los poros y se reducirá considerablemente la fricción producida por la cuchilla o la navaja, además de reblandecer la parte del pelo que se encuentra debajo de la piel.

Aceite pre-afeitado

Es hidratante y reduce la irritación provocada por la cuchilla durante el afeitado debido a que estimula la piel haciendo que sea más suave y flexible. Además, al penetrar en la piel ayuda a la exfoliación y la eliminación de células muertas.

Es recomendable usar una brocha para aplicar el aceite realizando movimientos circulares. Así ayudaremos al pelo a levantarse y a prepararse para el afeitado, aunque también se puede aplicar con las manos dando un suave masaje.

Jabón o crema de afeitar

Cualquiera de las dos opciones será válida, alejándonos siempre de las espumas o geles de bote. El jabón le da un toque más clásico al ritual del afeitado aunque las cremas pueden resultar algo más cómodas al espumar con más facilidad y de forma más rápida.

Hay dos formas de generar la espuma con el jabón o crema. Una es en un bol con la misma brocha que utilizaremos para aplicarla en la cara y la otra es la misma cara directamente con la brocha.

Brocha

Las mejores son las hechas con pelo de tejón, especialmente si el pelo proviene de la parte más alta y del cuello del animal, adquiriendo así un color plateado en las puntas de las cerdas de la brocha. También podemos encontrar brochas de pelo de caballo, jabalí o sintéticas.

Una vez usada la brocha la secaremos por completo dejándola en un lugar aireado antes de guardarla y cada seis meses aproximadamente la limpiaremos con bórax disuelto en agua para eliminar los restos de jabón que pudiera acumular.

Maquinilla de afeitar clásica

Provoca una menor irritación de la piel que las cuchillas desechables, especialmente las de mala calidad, y son muy fáciles de limpiar ya que son desmontables. Además, son más ecológicas y económicas que las desechables

Navaja

Para los más románticos del afeitado clásico. Eso sí, requiere de una cierta habilidad para evitar cortarnos y además deberemos tener una correa o una piedra especial para su correcto afilado.

Un buen espejo

Si tenemos la oportunidad de tener un espejo anti-vaho no lo dudaremos ni un segundo, ya que es necesaria una perfecta visión durante el afeitado.

Podremos tener además un espejo con aumento, especialmente para perfilar las patillas, bigote o perilla con una mayor precisión.

El afeitado

Siempre tiraremos de la piel con la otra mano, manteniéndola tirante y firme, facilitando así que la cuchilla o navaja se deslice de forma cómoda y suave.

En cualquier caso, la primera pasada siempre será a favor de la dirección del pelo. Luego, si buscamos un mejor apurado continuaremos en dirección contraria al crecimiento del pelo, aunque será más fácil que se nos irrite la piel. En caso de que no busquemos un apurado perfecto seguiremos en la misma dirección.

Nunca pasaremos la máquina sin que haya espuma cubriendo nuestra piel. Recordad que tenemos la brocha llena de espuma, así que aprovechémosla aplicándola continuamente. Nuestra piel lo agradecerá.

No nos lavaremos la cara con agua hasta que hayamos terminado el afeitado para evitar que la siguiente aplicación de espuma quede aguada.

Agua caliente y agua fría

Una vez hayamos terminado con el afeitado nos aplicaremos abundante agua tibia para eliminar los residuos de aceite, jabón o crema.

Nos secamos la cara con una toalla limpia y enseguida volvemos a aplicar agua, ésta vez muy fría, todo lo fría que podamos. De hecho una buena idea es tener un cuenco con agua y algunos hielos dentro mientras nos estamos afeitando para dejarlo todo listo. Con esto conseguiremos que los poros se cierren.

Alumbre

Se vende en forma de barritas normalmente y está compuesto por sales de sulfato de potasio y aluminio. Es antiinflamatorio, cicatrizante y anti-hemorrágico.

Se puede aplicar en toda la cara aunque yo recomiendo hacerlo solo en las zonas en las que nos hayamos cortado o en aquellas donde hayamos apurado un poco más para ayudar a prevenir una futura irritación.

Lo dejaremos actuar un minuto o dos y lo retiraremos aclarando con abundante agua para evitar que se formen residuos al mezclarse con el aftershave.

Aftershave

Su finalidad es la de rehidratar y reequilibrar nuestra piel, que ha sufrido pérdida de grasa producida por las glándulas sebáceas y descamación por la fricción a la que la hemos sometido.

Lo aplicaremos realizando un suave masaje con nuestros dedos en forma de círculo.

Crema hidratante o bálsamo

No es un paso imprescindible aunque sí recomendado para las pieles con tendencia a secarse después del afeitado, sobretodo si éste contiene aloe vera.

Pues bien, si has llegado hasta aquí y te has concentrado en la lectura, estoy seguro de que te habrás teletransportado a un estado mental relajante y de que, ahora mismo, lo que más te apetece es probar este ritual del afeitado perfecto para sentirte como un auténtico gentleman.

No es necesario seguir todos los pasos al pie de la letra para disfrutar de un buen afeitado, pero sí que te invito a que incorpores alguno de éstos. Tu piel lo agradecerá, pues el afeitado perfecto lo que busca es el cuidado de la piel, consiguiendo a la vez un resultado excelente.

Publicación original en MallorcaGlam

Compartir
Artículo anteriorLas 15 reglas de estilo de Frank Sinatra
Artículo siguienteUna velada de jazz en el Hotel Jumeirah del Pto de Sóller
gerardx
Soy un apasionado de la excelencia y la elegancia, pero siempre con un toque personal y atrevido, que roza a veces incluso la excentricidad. Aquí encontraréis pequeñas dosis de mi lifestyle combinado con algunas de mis ideas sobre desarrollo personal y profesional, otra de mis pasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here