El futuro no es algo que uno se encuentra, es algo que uno mismo crea

Desde pequeño nos adoctrinan con la idea de que la vida consiste en nacer, estudiar, trabajar, casarse, tener hijos, trabajar más y morir.

Yo personalmente desde pequeño (pero muy muy pequeño) rechacé totalmente esta visión de la vida y aquí sigo en mis trece, cada vez más convencido. Yo era el raro de la familia, del colegio y de cualquier lugar en el que estuviera unos pocos minutos. No era algo que me preocupara, más bien era algo que me aliviaba, ya que si no era como ellos no tendría por qué seguir sus normas de la “vida” (sí, entre comillas).

Pero no estamos aquí para hablar del pasado, sino del presente y del futuro.

Que el futuro no es algo que uno se encuentra es demasiado categórico, ya que en algún caso sí que podría ser así, pero como de momento solo se conoce la existencia de una única vida, no nos vamos a apostar nuestro futuro con unas ínfimas probabilidades a nuestro favor.

“La mejor manera de predecir el futuro es creándolo”. Peter Drucker 

¿Qué hacer para diseñar y crear tu futuro?

Conócete

Lo primero que debes hacer es conocerte. No siempre uno se conoce tan profundamente como cree. Debes explorar en tu interior y saber exactamente quién eres realmente como persona y en qué punto estás. Conoce tus miedos, tus sueños, lo que de verdad te gusta, esté bien o mal visto por la sociedad y sobretodo sé sincero y auténtico contigo mismo.

Ten un plan

Al igual que cuando coges el coche tienes un sitio definido al que quieres llegar, en la vida debería ser lo mismo.

No se trata de qué ser sino de quién ser. Es totalmente comprensible que no sepas exactamente hacia donde quieres ir, pero no puedes permitirte no saber quién quieres ser.

No diseñes un plan solamente con la ilusión de una vida mejor, usa el cerebro y sé realista, pero no te pases de mediocre. Saca tu ambición a pasear. Piensa que es algo por lo que vas a estar luchando mucho tiempo y si no es algo que te atraiga y te vaya a llenar de verdad no vas a ser capaz de ser constante durante el largo camino que te espera.

No tengas en cuenta el pasado para definir tu futuro. De donde vienes no se puede cambiar, hacia donde vas sí. Casi todo el mundo tiene o ha tenido problemas en su vida que escapaban a su control.

Visualízate en la situación a la que quieres llegar. Siéntela. Evalúa qué te hace sentir y modifícala, retócala, cámbiala, vuelve a empezar, coloréala, añade y quita cosas, ponle luces, haz lo que quieras, pero por favor, tienes que sentirte a gusto en ella, recuerda que es tu vida.

Actúa

No te quedes quieto. No dejes que pase ni un solo día en el que no hayas dedicado como mínimo un minuto a avanzar en la dirección que marca tu plan.

No dejes en manos del destino el hecho de que te sucedan las cosas que quieres que pasen, aún cuando no tengas muy claro qué hacer para que sucedan. Recuerda que has hecho un plan. Si no lo tienes claro, modifica el plan, retócalo, pero actúa.

¿Sabes cuál es el destino de una semilla de petunia? Convertirse en una hermosa petunia. ¿Crees que si la semilla se guarda en un vaso de cristal sin tierra, sin agua y sin las condiciones atmosféricas necesarias va a convertirse en una flor por arte de magia? Te lo digo yo, no.

Tienes que salir de tu zona de confort. Despacio para que no te eche para atrás, pero pasito a pasito para que puedas notar el progreso y motivarte a seguir haciéndolo. 

Aprovéchate de los errores cometidos en el pasado. Sácale un beneficio a todas estas cosas malas y negativas que te han pasado haciendo que trabajen por ti. Cada error es un paso para atrás, así que con cada error que evitas volver a cometer estás avanzando un paso más.

Sé constante. De nada sirve ponerse las pilas de forma intermitente. Imagina que eres una canoa medio llena de agua y con un agujero, si sacas más agua de la que entra irás avanzando hacia tu propósito, pero si vas sacando más agua de la que entra de tal manera que se está vaciando y te paras, se volverá a llenar y estarás otra vez en el punto inicial.

“Cuida tus pensamientos porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos porque se convertirán en tu destino”. Mahatma Gandhi 

Elige bien a la gente que te rodea

Todo este camino es más complicado y más largo de lo que parece (suele durar una vida entera), así que no lo hagas solo, pero recuerda que es mucho mejor solo que mal acompañado, así que estás obligado a estar bien acompañado. 

Júntate con gente que esté en la misma onda que tú, gente con la que compartas ideales, gente con la que estés a gusto, aléjate de todas esas personas tóxicas que no hacen más que minar tu moral y desmotivarte.

A raíz de estas líneas se me ocurren muchos temas mencionados para desarrollar como por ejemplo el salir de la zona de confort, el rodearse de gente proactiva, conocerse a uno mismo, ser constante, etc. Intentaré desarrollarlos en futuros artículos, así que agradecería feedback de cualquier tipo, ya que no escribo con ninguna otra finalidad que no sea la de plasmar mis ideas personales y con suerte ayudar o motivar a alguien con estas líneas. Así que cualquier comentario será bien recibido y me animará a seguir escribiendo.

Compartir
Artículo anteriorSer uno mismo es mejor que ser el mismo de otros
Artículo siguiente20 errores al vestir en un hombre que no deberías cometer
gerardx
Cuando era niño decidí que cada uno puede inventar su destino, así que me puse manos a la obra para diseñar y crear mi futuro. Jugador profesional de poker desde 2006, multiemprendedor, adicto al control y los pequeños detalles y amante de la moda y el estilo. Me encanta el desarrollo personal y profesional, así como las personas con una mentalidad activa e inquieta.

2 COMENTARIOS

  1. Me parece muy interesante lo que escribes y es fuente de mucha motivación. Podrías hablar sobre cómo convencer a alguien que cree que no tiene posibilidad de cambiar para mejorar su vida. Si pudieras gracias de antemano.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here